0201200101h

Éxodo 10:1 – 13:16 | Bó

Parashá Anual – Éxodo 10:1 – 13:26

Nombre de la Parashá: Bo – Ve a…

Lecturas Complementarias: Jeremías 46:13-28 | Juan 19:31-37

¡El climax se acerca!

Las últimas tres plagas, el mandamiento para determinar el inicio del año mediante la Luna Nueva – base del Calendario Bíblico, las instrucciones (Toráh) sobre la Pascua y la santificación (Yehováh los reserva para Él), de los primogénitos, ocurren en una rápida sucesión, para terminar la resistencia del Paroh.

Así, el Éxodo es un evento en la historia del mundo, que demuestra el manejo de Yehováh sobre las naciones.  Es una gran lección de cómo, nuestro Padre no solo es el Creador, sino el Gobernador del Universo día a día, aún en las cosas que pudiéramos considerar como irrelevantes para Él. Este suceso nos muestra que Yehováh puede intervenir en los reinos más poderosos poniendo en evidencia que Él Era, Es y Será.

A lo  largo del capítulo 10 podemos percibir como crece la tensión entre Moshé y el Paroh, lo cual desencadenará la última plaga: la muerte de los primogénitos.

El verso 10:9 nos permite descubrir un principio para nuestras familias hoy:

Moshé respondió: nos iremos con nuestros jóvenes y con nuestros ancianos, con hijos e hijas.

La adoración a Yehováh es algo en lo que debe participar la totalidad de la familia. No es asunto solo de los varones, o como sucede hoy: de las mujeres. Delante de Yehováh tanto hombres como mujeres, tanto jóvenes como adultos, son importantes.

La plaga de Langostas

Tres grupos de plagas…

Las plagas que vinieron sobre Mitsráyim sucedieron en grupos de tres, con el propósito de establecer tres principios eternos:

  • Las tres primeras plagas prueban la existencia de Yehováh:  En esto conocerás que Yo Soy Yehováh(Exodo 7:17)

  • Las tres siguientes prueban que su providencia se extiende a los asuntos terrenales del día a día, y que Él elige no ser inconsciente de las cosas materiales:  Sin embargo aquél día exceptuaré la tierra de Goshén, en la cual habita mi pueblo…  (Exodo 8:22) (8:18 VIN)

  • Las tres que continúan, prueban que el poder de Yehováh es inigualable:  Yo enviare  todas mis plagas sobre tu corazón, sobre tus siervos y sobre tu pueblo, a fin de que sepas que no hay otro como Yo en toda la tierra.  (Exodo 9:14).

  • La décima plaga es la que quiebra al Paroh y trae la redención a Israel.

Una nueva forma de contar el tiempo

Yehováh establece Su calendario, cuyo primer mes se inicia con la aparición de la primera porción de la luna, mientras la cebada esté “aviv” es decir madura. (Puedes hallar información más detallada en el artículo: El Calendario de Yehováh}.  De manera que aquí surge una instrucción tácita, de observar los novilunios para llevar la cuenta del tiempo.

La otra manera de contar el tiempo, es la que se usa en la actualidad mediante el calendario solar; pero este no tiene en cuenta la luna para nada.

Esta celebración está llena de detalles que apuntan a la primera venida de Yeshúa y su sacrificio por nosotros. A continuación mencionaré algunos de esos detalles, pero seguramente Yehováh te mostrará muchos más.

  • El día 10 del mes, se debía tomar y apartar un cordero sin defecto, macho de un año y traerlo a vivir a la casa. El verso 12:6 es mejor traducido así: “lo tendrán para examinarlo hasta el día 14 del mes…”  (The Jewish Bible). Yeshúa subió a Yerushalayim cuatro días antes de la Pascua y fue durante esos días que los líderes religiosos “lo examinaron” haciéndole varias preguntas capciosas.

  • Será inmolado al atardecer. Yeshúa murió al atardecer del cuarto día de la semana (miércoles) y no el viernes como afirma la tradición.

  • La sangre del cordero debía ser colocada en las jambas y el dintel de las puertas para protección. Yeshúa derramó su sangre en el calvario, y ésta descendió por entre las rocas hasta quedar depositada en el propiciatorio del Arca del Pacto que había sido escondida por Jeremías cientos de años atrás, para este propósito. (Ver vídeo)

  • No debía quedar nada del cordero para la mañana siguiente. Yeshúa fue sepultado el mismo día que murió antes de iniciar el Shabbat Especial (no el semanal) que daba inicio a la Fiesta de Matzot – Panes sin Levadura y que ese año cayó en jueves.

Panes sin Levadura

La Fiesta de Matzot (Panes sin Levadura), inicia con la cena del Pesaj  (Pascua). Es de siete días durante los cuales no se deben consumir panes leudados, es decir que contengan levadura.

La Fiesta es una conmemoración de la salida de Mitsrayim cuando Yehováh “removió” a Yisrael de la contaminación de los mitsritas. De manera similar, nosotros fuimos sacados de las tinieblas, es decir del mundo y puestos en el Reino de la Luz, trasladados al Reino de su amado Hijo, por lo cual la Pascua (Pesaj), nos da la oportunidad de recordar el día de nuestra salvación.

Observemos que la celebración es a perpetuidad:

Ese os será un día memorable, y lo celebraréis como una Fiesta Solemne a Yehováh por vuestras generaciones.  Por estatuto perpetuo lo celebraréis.
 Exodo 12:14

Por vuestras generaciones

El Mandamiento de Yehováh no da lugar a dudas. Pesaj (Pascua), es una celebración que debemos realizar, si es que nos consideramos parte del Pueblo Suyo.
Al igual que el Shabbat, que es una señal de ser Sus hijos, la celebración de Pesaj es una credencial que nos identifica como rescatados por Él. Yehováh nos da instrucciones claras al respecto y aunque nos hallemos en la diáspora, es decir fuera de la tierra de Israel, necesitamos hacer nuestro mejor esfuerzo para obedecer o al menos mostrar que deseamos hacerlo.

Entonces, puesto que al reconocer a Yeshúa como nuestro Mesías, somos injertados en Yisrael según lo afirma el apóstol Shaúl (Pablo) en Romanos 11, es nuestra responsabilidad realizar esta celebración como memorial.

Tengamos en cuenta que esta celebración tiene como propósito instruir a las nuevas generaciones respecto a lo que Yehováh hizo por su pueblo, y desde luego por nosotros. Pesaj (Pascua), es una oportunidad para compartir nuestro testimonio con nuestros niños, dejándoles saber los detalles de lo que hizo Yehováh para rescatarnos también.

Descarga el tema completo en PDF

El camino que siguió la sangre del Mesías el día de Pesaj

Aplicación Práctica

Celebrando la Nueva Vida​

Acostumbramos celebrar los cumpleaños, porque conmemoran el día de nuestro nacimiento físico. Sin embargo nunca celebramos nuestro “nacimiento” a la nueva vida que hemos obtenido mediante Yeshúa. En parte porque es imposible saber con certeza en qué día o fecha nuestro Padre Yehováh nos otorgó vida espiritual.

Sin embargo, Yehováh nos dio Pesaj (Pascua). Es la Celebración en la cual hacemos memoria de aquél día en que fuimos trasladados de las tinieblas a Su Reino, el Reino de Yehováh, el Reino de la Luz.

Por eso se nos ordena contar la historia de nuestros padres cuando salieron de Mitsrayim (Egipto), para que las generaciones nuevas se conecten con sus raíces y puedan tener así una identidad clara. Pero no debemos quedarnos allí solamente, porque cada uno de nosotros tiene su propia historia de cómo fue sacado de “Egipto” (el mundo). La noche de Pesaj es cuando podemos compartir con nuestros allegados, dónde estábamos, de qué éramos esclavos; cómo Yehováh nos rescató y cómo nos sacó a una nueva vida. 

Es la oportunidad para celebrar nuestra libertad y para imprimir en las vidas de las nuevas generaciones, nuestros niños o nuestros nietos, que Yehováh es real y que aún es capaz de transformar vidas.

Otros temas relacionados con esta Parashá

Exodo - Parashá Trienal
Miguel Angel Forero R

Shemot 12:29-51 | Bajatsí Haláyla

Parashá Trienal – Shemot (Éxodo) 12:29-51 Nombre de la Parashá: Bajatsí Haláyla = A media noche Lecturas Complementarias: Ezequiel 20 | Mateo 4:12- 13 Finalmente

Read More »
Tags: No tags

Déjanos tu comentario