writing-3209899_1920

Alimenta bien tu Cerebro

Los alimentos reales, es decir crudos y sin procesar están llenos de vitaminas, minerales, antioxidantes y un sin número de otros fitoquímicos que nutren las células del cerebro y que incluso ayudan a producir nuevas células.

Las estadísticas dicen que las personas que comen muchos vegetales y frutas, alrededor de 1.6 tazas o 400 gramos al día, se desempeñan mejor en pruebas cognitivas, mientras que los individuos que consumen mucha azúcar son más propensos a desarrollar deterioro cognitivo leve.

Es tiempo de alimentarte para estar saludable y no solo pensando en si lo que comes te hace engordar o no; la salud óptima incluye la salud de tu cerebro el cual es el computador de tu cuerpo, el asiento de tu capacidad cognitiva. Considera estos alimentos que describimos a continuación para que no falten en tu dieta diaria.

1. Cúrcuma. El antioxidante antiinflamatorio que posee la cúrcuma se llama curcumina que es capaz de atravesar la barrera hematoencefálica, razón por la cual resulta prometedor como agente neuroprotector para una amplia variedad de trastornos neurológicos. Por ejemplo:

    • Inhibe la acumulación de sustancias destructivas que promueven el Alzheimer (como el beta amiloide).
    • Incrementa la memoria. 
    • Estimula la producción de nuevas células cerebrales (neurogénesis).

La raíz de la cúrcuma contiene únicamente tres por ciento de concentración de curcumina y esta es pobremente absorbida por el cuerpo, pues solo el uno por ciento es aprovechado. La mejor concentración sugerida es el extracto de cúrcuma de alta calidad que contenga ingredientes 100 por ciento certificados orgánicos, con al menos 95 por ciento de curcuminoides, lo que sería conveniente principalmente para tratamientos de emergencia.  Ademas el complejo bioactivo en la cúrcuma, llamado turmerona aromática, puede aumentar el crecimiento de células madre neurales que juegan un papel importante en la autoreparación del cerebro.

2. Salmón silvestre de Alaska. Las grasas omega-3 que se encuentran en el salmón silvestre de Alaska ayudan a combatir la inflamación en todo el cuerpo incluyendo tu cerebro, donde ofrecen alta protección a las células.

Un estudio mostró que “las mujeres mayores con niveles más altos de ácidos grasos omega-3… tenían una mejor conservación de su cerebro a medida que envejecían, comparado con aquellas que tenían los niveles más bajos, lo que podría significar que mantendrían un mejor funcionamiento cerebral en uno o dos años más.” En otra investigación, se evidenció un aumento significativo en la activación de la corteza prefrontal dorsolateral del cerebro de los niños los consumían. Esta es un área del cerebro que está asociada con la memoria laboral. También notaron cambios en la corteza occipital (centro de procesamiento visual) y en la corteza cerebelosa (que desempeña un papel en el control motriz).

3. Brócoli y coliflor. Estos son buenas fuentes de colina, una vitamina B conocida por su relación con el desarrollo del cerebro. El consumo de colina durante el embarazo “recarga” la actividad cerebral de los fetos en el útero, lo que indica que mejora la función cognitiva, el aprendizaje y la memoria. También puede disminuir la pérdida de memoria relacionada con la edad y la vulnerabilidad del cerebro a las toxinas durante la niñez, así como proporcionar protección en el futuro. Los huevos y la carne son otras fuentes de colina. El brócoli ademas apoya los procesos de desintoxicación del cuerpo.

4. Nueces. Son una buena fuente de grasas omega-3 de origen vegetal, fitosteroles naturales y antioxidantes, que han demostrado revertir el envejecimiento del cerebro en estudios con ratas de edad avanzada. Se ha encontrado que el DHA (un tipo de grasa omega-3, mas abundante en las grasas de origen animal), estimula la función cerebral e incluso promueve la curación del cerebro.  

Las nueces contienen una serie de otros compuestos neuroprotectores, así como vitamina E, ácido fólico, melatonina y antioxidantes que le dan mas beneficios a tu cerebro. Por ejemplo, las investigaciones demuestran que el consumo de nueces puede aumentar el razonamiento inferencial en adultos jóvenes, puede disminuir la vulnerabilidad al estrés oxidativo y puede mejorar la función cognitiva y motora en el envejecimiento.

5. Apio. Es una rica fuente de luteolina, un compuesto vegetal que puede calmar la inflamación en tu cerebro, que causa principalmente la neurodegeneración.

Durante un estudio, los ratones más viejos alimentados con una dieta suplementada con luteolina se destacaron mejor en tareas de aprendizaje y de memoria. Además del apio, los chiles y las zanahorias también son buenas fuentes de luteolina.

6. Aceite de coco. El principal combustible que tu cerebro necesita es la glucosa. Sin embargo, el cerebro funciona con las cetonas (cuerpos cetónicos) o cetoácidos. Las cetonas son lo que tu cuerpo produce cuando convierte la grasa en energía.

Los triglicéridos de cadena media (MCT) encontrados en el aceite de coco son una excelente fuente de cuerpos cetónicos, debido a que el contenido de MCT en el aceite de coco es de aproximadamente 66 por ciento. Los triglicéridos de cadena media se van directamente a tu hígado, donde el aceite es convertido rápidamente en cetonas. El hígado libera inmediatamente las cetonas en tu torrente sanguíneo, donde son transportadas al cerebro para ser utilizadas fácilmente como combustible.

Aunque tu cerebro es feliz funcionando con glucosa, hay evidencia que sugiere que los cuerpos cetónicos pueden ayudar a restaurar y renovar las neuronas, al igual que mejoran la función de los nervios en el cerebro.El nivel terapéuticos de MCT se ha definido en 20 gramos por día. Según las investigaciones de la doctora Mary Newport, un poco más de dos cucharadas de aceite de coco (unos 35 ml o siete cucharaditas rasas) le suministrarán el equivalente a 20 gramos de MCT, que es lo recomendado, ya sea como una medida preventiva contra las enfermedades neurológicas degenerativas, o como un tratamiento para un daño ya establecido.

7. Moras azules. Los antioxidantes y otros fitoquímicos en la mora azul se han relacionado con un mejoramiento en el aprendizaje, el pensamiento y la memoria, junto con reducciones en el estrés oxidativo neurodegenerativo. También es relativamente baja en fructosa en comparación con otras frutas, por lo que es una de las mas saludables que existen. La mora azul silvestre, que tiene alto contenido de antioxidantes y antocianinas, es conocida por proteger contra el Alzheimer y otras enfermedades neurológicas.  Las moras azules silvestres incluso han demostrado reducir algunos de los efectos de una mala alimentación, como la inflamación sistémica por la presión arterial alta.

Tags: No tags

Comments are closed.