bighorn-1721514_1280

Shemot 29:1- 46 | Vezé hadavár

Parashá Trienal – Shemot (Éxodo) 29:1-46

Nombre de la Parashá: Veze HaDavar – Esta es la Palabra 

Lecturas Complementarias: Isaías 61:7 – 62:5. |  Hebreos 2:10-18

La porción que nos ocupa, describe lo que conocemos como “ordenación o consagración” de Aarón y sus hijos. Sin embargo es importante aclarar que el término original en hebreo es: “llenar las manos”. Esto nos debe llevar a considerar que el significado de todo lo que se realizaría allí, tenía el propósito de “llenar las manos” para servir a otros y no a sí mismos. Durante su vida de servicio, sus manos estarían llenas de ofrendas para Yehováh.

El pan sin levadura también tiene un significado en este proceso. A Israel se le ordenó comer Matzot (panes sin levadura) a la salida de Mitsrayim (Egipto), porque estando en esclavitud, y por la premura no tuvieron tiempo para que el pan leudara. En contraste en la Fiesta de Shavuot, que se realiza cuando ya son libres, se les ordena presentar panes normales, es decir con levadura, porque para entonces ya son libres, y pueden tomarse el tiempo para que la harina leude. Entonces, los sacerdotes han de trabajar sirviendo a otros; el sacerdocio no es para darse la “buena vida” a costillas de otros, sino para servirles renunciando a sí mismos.

¿Un mikvéh (bautismo) en el desierto?

Observemos que este procedimiento, que debía llevar a cabo Moshé, es el equivalente a una mikvéh (inmersión), pero no habiendo las condiciones, tal parece que lo que hizo Moshé, fue simplemente verter el agua sobre ellos (no había un estanque en el desierto para llevar a cabo la inmersión que hoy como legalistas exigiríamos que se hubiera hecho). Es similar a lo que sucedió con Yeshúa, quien al inicio de su ministerio, hizo un mikvéh en el río Jordán.

Ungimiento de los sacerdotes

Moshé vestiría entonces a Aaron y a sus hijos con las vestiduras preparadas, y procedería a ungir a Aarón con el aceite de la unción. Este acto, separaba, apartaba a Aarón para la función de Kohen Kohanim (Sumo Sacerdote) y representa la investidura del Espíritu de Yehováh. Después de esta unción, Aarón será llamado haKohen haMashíaj, es decir: El Sacerdote Ungido.

Los sacrificios

A continuación Aarón y sus hijos, ponen sus manos sobre el novillo para sacrificarlo por el pecado de ellos. El procedimiento se describe hasta el verso 14. Debemos notar que en el caso de Yeshúa, Él no tuvo necesidad de presentar sacrifico por sus pecados, por cuando era sin mancha:

A diferencia de los otros sumos sacerdotes, él (Yeshúa) no tiene que ofrecer sacrificios día tras día, primero por sus propios pecados y luego por los del pueblo; porque él ofreció el sacrificio una sola vez y para siempre cuando se ofreció a sí mismo.
Hebreos 7:27

Dos carneros se utilizaron en esta ceremonia: Uno como ofrenda de humo ascendente, agradable para Yehováh, y otro como ofrenda mecida junto con el pan, la hojaldre de la canasta de panes ácimos.

En la acción llevada a cabo con el primer carnero que fue quemado en su totalidad, podemos ver una figura de Yeshúa sometiéndose absolutamente a la voluntad de Su Padre, sin reservar nada para sí, llegando aún hasta la muerte. En ese sentido la vida de Yeshúa se consumió totalmente como olor agradable a Yehováh.

El segundo carnero que se ofrecería como ofrenda mecida, y su sangre sería utilizada para untar el lóbulo de la oreja del Kohen y sus hijos, como una señal de ‘Shemá’, es decir de que ellos deben estar en la disposición de escuchar, y desde luego a obedecer las instrucciones de Yehováh.

También los dedos pulgares derechos de sus manos y sus pies recibirían esta sangre. Veamos una posible razón.

En la antigüedad, cuando los pueblos eran conquistados, se cortaban los pulgares  de las manos y los pies a los cautivos. De esa forma eran debilitados. Todos sabemos la importancia de los dedos pulgares de las manos; y en cuando a los dedos pulgares de los pies, estos son muy importantes para realizar trabajos fuertes y para el equilibrio. El libro de los Jueces nos cuenta sobre Adoni Bezek, un rey cananita vencido por los hijos de Yisrael. Jueces 1:6-7.

Entonces, al ungir con sangre los pulgares de los Kohanim, estos deberían dedicar sus manos y sus pies al trabajo para Yehováh de manera que todo su esfuerzo, energías y demás fuera totalmente consagrado a Él.

La grasa junto con las entrañas quemadas en el altar, podrían estar haciendo alusión a cómo lo más interno del ser del oferente, en este caso de los Kohanim, debía ser rendido sin reserva a Yehováh.

Había así mismo dos partes del segundo carnero, que les fueron concedidas al Kohen y a su descendencia: El pecho y la pierna. Estos se considerarían un regalo del pueblo de Yisrael para  los KohanimDe este tipo de sacrificio podían participar solo quienes estaban dentro del pacto; ningún extraño podía tomar parte de él, ni alguien por quien no se hubiera hecho expiación con la sangre de ese animal.

El proceso de consagración duró siete días, durante los cuales los Kohanim debieron permanecer dentro del área del Tabernáculo; cada día se ofrecerían los sacrificios designados, purificando el altar y consagrándolo de tal manera que cualquier cosa que tuviera contacto con él, sería consagrada.

Sacrificios diarios

Los versos  38 al 46 proveen la instrucción respecto a los sacrificios diarios que deberían ofrecer: Un cordero por la mañana y otro “entre las dos tardes”; otras versiones presentan así el verso 39:

Complete Jewish Bible
Un cordero lo ofrecerás por la mañana y el otro al anochecer.

Castillian
Al despuntar el día, ofrecerás uno de ellos, y al caer la tarde, el otro.

La Palabra
Ofrecerás uno de ellos al despuntar el día, y el otro al caer la tarde.

Tales sacrificios irían acompañados  de una minjá (ofrenda de harina) y una libación de vino. La razón de esto, es la Presencia de Yehováh que habitaría allí.

El verso 41 dice:

Y sabrán que yo soy Yehováh su Dios, que los saqué de la tierra de Mitsrayim para vivir con ellos. Yo soy Yehováh, su Elohim.

En otras palabras, la práctica diaria de estos sacrificios, haría más consciente al pueblo de  la realidad de Yehováh y de la obra que Él había hecho en favor de ellos. La palabra: “sabrán” puede ser también: conocerán, o: se darán cuenta, etc. es decir la práctica permanente de la adoración debe conducir al pueblo a un mayor entendimiento de Yehováh y a una relación más sólida y estable con Él.

Otros Temas Relacionados con esta Parashá

20. Tetzavéh
Miguel Angel Forero R

Éxodo 27:20 – 30:10 | Tetzavéh

Parashá Anual: Éxodo 27:20 – 30:10 Nombre de la Parashá: Tetzavéh – Ordenarás | Éxodo 27:20 – 30:10 Lecturas Complementarias: 1 Samuel 15:2-34 | Marcos

Leer Más »
20. Tetzavéh
Netanel ben Yohanán

¿Qué nos une?

La última parashá termina con Moshé subiendo al monte Sinaí donde permanecerá 40 días y 40 noches recibiendo las tablas de los Diez Mandamientos. De

Leer Más »
20. Tetzavéh
Miguel Angel Forero R

Significado de las ropas

La ropa ha sido usada para cubrir el cuerpo. Desde el Edén cuando nuestros primeros padres sucumbieron a la tentación y “se dieron cuenta que

Leer Más »

One Response

Déjanos tu comentario